3 de Octubre DÍA del ODONTOLOGO. La odontología en Argentina: desde los primeros curadores a los profesionales de hoy

Del libro Historia de la Odontología en Misiones, autor Ramón Delgado Cano

Los comienzos de la odontología en nuestro país fueron muy modestos, seguramente los primeros habitantes de estas tierras los dolores dentales eran conocidos y eran tratados por idóneos. Es de imaginar que los primeros curadores de la ciudad de Buenos Aires y de todo el Virreinato, incluido  nuestra zona,  no estaban regulados los tratamientos o el ejercicio de la medicina y de las ramas del arte de curar, por lo tanto esta rama era ejercida por curadores, sangradores y charlatanes.

El Virreinato del Río de la Plata fue creado en 1776. El virrey Vértiz generó un hecho fundamental para la historia de la salud en la Argentina: la creación del Protomedicato de Buenos Aires. El Protomedicato señala el inicio de la profesionalización del ejercicio de la medicina en el territorio de lo que será más adelante la República Argentina.

En 1821 uno de los grandes ilustrados criollos, Bernardino Rivadavia, creó la Universidad de Buenos Aires. Hasta ese momento los altos estudios en la Argentina estaban centrados principalmente en torno al derecho o la teología y las universidades estaban bajo control religioso. La fundación de Rivadavia sería histórica, no solo por dotar a Buenos Aires de una universidad, sino porque esta fue concebida como una casa de estudios moderna y sin sumisión a la Iglesia. Se trataba de un instrumento del naciente estado para producir sus propios cuadros.

Los inicios de la profesionalización de la Odontología – 1837-1946

En la Facultad de Medicina de la UBA se otorgó a Tomás Coquet el primer diploma de “Examinador dentista” el 5 de diciembre de 1837. El acta que aprueba el examen del primer dentista argentino, consta el libro de actas del Tribunal de Medicina.

Tomas Coquet fue el dentista de Rosas. Falleció en Buenos Aires el 20 de septiembre de 1887 a los 74 años de edad.

Más allá de la cuestión anecdótica del dato puntual podemos afirmar que se trata del primer paso en el proceso de profesionalización de la odontología en el país.

Eso fue lo que sucedió a partir de la aparición del concepto de dentista. La profundización de este proceso se daría en forma paulatina con distintos hechos puntuales.Se puede decir que a partir de esa época todos aquellos que querían ejercer como dentistas tenían que rendir ante el Tribunal de Medicina integrado por el primer dentista diplomado en la República Argentina. Aquí comienza o nace la Odontología en nuestro país. Sin duda que los comienzos no han sido fáciles, el charlatanerismo y el empirismo estaban en pleno auge y el cuidado de la salud bucal estaba relegado a la extracción dentaria en manos ineptas de los charlatanes, menospreciando su ejercicio y fomentando el empirismo.

En 1888 Celina F. de Duval, francesa de origen, se convierte en la primera mujer dentista cuando revalida su título en la Facultad de Medicina de Córdoba.

Otro momento fundamental en el proceso de profesionalización de la odontología se produce en 1891 cuando se funda en la Facultad de Medicina de la UBA la Cátedra de Odontología, cuyo primer Profesor fue Dr. Nicasio Etchepareborda.

En este periodo hay que tener en cuenta que toda la práctica médica en general y la odontológica en particular fue profundamente afectada por los grandes descubrimientos científico-tecnológicos derivados de la revolución industrial.

El siglo XIX, en particular la segunda mitad del mismo, ve aparecer grandes avances en ramas de la ciencia como la microbiología y la química, o de la tecnología como la electricidad que modificarán e impulsarán el desarrollo de la odontología. Descubrimientos tales como la anestesia, los rayos X o el motor eléctrico revolucionaron la odontología y la volvieron una ciencia cada vez más específica y compleja, lo que aceleró en todo el mundo la profesionalización de la disciplina.

La odontología argentina ya estaba lo suficientemente madura como para reclamar un espacio propio dentro del universo académico de la UBA. En el año 1946 se produjo la fundación de la Facultad de Odontología cuyo primer decano fue el Dr. Ricardo Guardo.

Odontología moderna en la República Argentina

Podríamos decir que comienza a sentar sus bases a fines de 1800 y a comienzos de los años 1900, épocas que serían fundamentales para ir consolidando la profesión.

Al principio la odontología estaba bajo la tutela académica y administrativa de las facultades de medicina. Las escuelas de odontología eran manejadas por médicos y por ende la incorporación de odontólogos a los programas de Salud Pública. Eran los médicos que imponían las reglas. En este tiempo comienzan a aparecer las organizaciones profesionales, que eran asociaciones legitimados por el estado para ejercer determinada actividad.

Estas agrupaciones científico-profesionales tenían como objetivos lograr la autonomía y el reconocimiento por parte de la sociedad. Implantaron en qué consistiría su trabajo, la manera de seleccionar y educar a sus miembros, el mejoramiento de las condiciones socioeconómicas, la vigilancia del estricto cumplimiento de la legislación (toda vez que podría afectar la limitación del ejercicio liberal), etc.

A través de ellas, las profesiones, buscaban ser valoradas por la sociedad, razones éstas que motivaron que el “filantropía” y la “vocación de servicios” fueran los símbolos de las profesiones de la salud.-

A principios del siglo XX comenzaba la era de la tecnología y todo hacía prever que la atención en materia de salud comenzaba con otra expectativa.